Categorías

No es lo mismo software libre, que ¡Me libré del software!

(o no es lo mismo software libre, que libre de software)
No es lo mismo, pero creo que es curioso cómo se habla de software libre, y no se habla tanto de personas libres del software.
Desde luego, veo como el software, y las ahora llamadas nuevas tecnologías en general, puede exclavizarnos de muchas formas:

– En primer lugar, me parece muy grave lo que los creadores de software propietario han venido haciendo hasta la fecha. El inocente usuario, por desconocimiento o por falta de alternativas, “compra un software” para ayudarle en la realización de unas tareas. El software puede funcionar correctamente (o no), e inicialmente el comprador queda contento (o no). Los problemas llegan cuando el usuario quiere migrar sus datos a otro programa que le parece mejor, o cuando sale al mercado otra versión que “casualmente” utiliza un formato diferente para almacenar los datos (con lo que se le está obligando a comprar la nueva versión para poder seguir trabajando con el resto de empresas), o cuando la empresa que creó el software desaparece… En esos casos, el inocente comprador se dá cuenta de que en realidad no ha “comprado el software”, sino que tan solo ha pagado por una licencia de uso que no le dá derecho a hacer nada que no sea usar el software tal y como se le haya indicado en dicha licencia. La cosa no cambia mucho cuando el inocente comprador no es tan inocente, ya que por mucho que sepa lo que le espera, no puede hacer nada para evitarlo. ¿no puede hacer nada para evitarlo? Sí que puede hacer algo para evitarlo. Creo que hay dos opciones totalmente válidas: utilizar Software libre, o comprar software (sin comillas) y no licencias de uso.
Habrá quien diga que el software libre no funciona bien, que hay pocas aplicaciones, que no es compatible…
Realmente el que diga eso no ha utilizado software libre, y no sabe de lo que habla, porque precisamente el software libre tiene unos tiempos de corrección de errores inferiores al software propietario, gracias a la gran comunidad que lo apoya, cada vez hay más aplicaciones, y muy buenas, hechas con software libre, y realmente solo no es compatible con el software de las empresas que no quieren utilizar los estándares abiertos para así poder tener bien agarrados a sus usuarios por los h…s. El utilizar software libre sí que creo que puede ser una forma de pequeña liberación en muchos sentidos, aunque no todos los problemas vienen del tipo de software empleado, sino también de cómo se use ese software.

-En segundo lugar, me parece grave la forma en que la tecnología está exclavizando cada vez a más personas. Ya no es cuestión de que el ordenador (lease ordenador, o portátil, o PDA, o teléfono móvil…) sea como un apéndice más para muchas personas, sino más bien que parece que las personas empiezan a ser un periférico más del ordenador. Me impresiona el que haya gente que no sabe ir a un sitio sin llevar su dispositivo de comunicación (que no es más que eso), y constantemente están escribiendo cosas en él para comunicarse con el resto del mundo (o con las personas que puedan querer saber lo que diga). Me impresiona sobre todo, porque esas mismas personas que tanto afán comunicativo tienen a través de apéndice “tecnológico”, parecen muchas veces no tener ningún interés en la comunicación directa con la persona que tienen al lado. Hace pocos días me hizo reflexionar sobre ésto una persona que se sentó a mi lado en una charla que trataba sobre la evolución de internet y su futuro. Dicha persona, nada más sentarse conectó su ordenador portátil, y cada poco tiempo escribía sus impresiones a través de alguna de las llamadas redes sociales. Lo que más me llamó la atención fué que, aunque lo que estaba escribiendo seguramente lo podría leer cualquiera, el tío estuvo todo el tiempo atento a mis movimientos, cerrando ligeramente la pantalla y girándose hacia el otro lado cada vez que yo me movía lo más mínimo, para evitar que yo pudiera ver nada de lo que estaba escribiendo para todo el mundo. Era como una gran contradicción entre las tremendas ganas de comunicar lo que pensaba a los que no le veían, y las tremendas ganas de ocultar lo que pensaba a quien tenía al lado.
También creo que es una forma la exclavitud del hombre por parte de las máquinas la que se ejerce a través del vicio “enfermizo” (osea, cuando uno ya se pasa mucho) hacia juegos, chats, foros, páginas de dudosa reputación, …

-Otra forma de hacernos perder la libertad es la que se consigue por medio de la obtención de muchos datos personales que sin las nuevas tecnologías serían imposibles de obtener. No me voy a meter con los terribles sistemas espías que algunos gobiernos nos están colando “por nuestra seguridad”, porque podría pasarme demasiado tiempo despotricando contra ellos, o con otros sistemas espías que podamos desconocer, y que sean tan peligrosos o más que los anteriores. Creo que cualquiera estará de acuerdo conmigo en que esos sistemas tienen la capacidad de reducir bastante nuestra libertad. Me quería centrar más en esos otros medios para controlarnos, mucho más sutiles, pero también bastante peligrosos. Por ejemplo, ¿alguna vez nos hemos preguntado todo lo que empresas como google pueden saber de nosotros por las cosas que consultamos? ¿somos conscientes del poder que ese tipo de información puede dar? Por poner un ejemplo muy sencillo, supongamos que se detecta que hay un grandísimo número de busquedas sobre un producto concreto. El que conoce esa información privilegiada podrá montar una empresa que ofrezca ese producto, o comprar una empresa que ya lo esté ofreciendo. Es una forma fácil y bastante segura de hacer dinero. Eso sería un ejemplo a nivel comercial, pero lo mismo podría hacerse a nivel político, u otros.
También creo que hay otras muchas formas de perder la intimidad a través de internet, unas contra nuestra voluntad, y otras a través de nuestros propios actos. Que cada uno elija la que más le guste. ¿somos conscientes de la influencia que puede tener sobre nuestras vidas toda la información, veraz o no, que corre sobre nosotros por la red? Me parece que no. Esto se nos va de las manos. Evoluciona tan deprisa que no somos capaces de asimilar los cambios que se están produciendo. No podemos preveer lo que pasará en el futuro, porque nunca se ha dado nada parecido en el pasado.

Volviendo al tema, a continuación mi predicción sobre las fases de evolución en el uso de las “nuevas tecnologías”:

– Yo no pienso usar eso…Rechazo (algunos nos hemos saltado esa fase)
– Bueno, lo usaré ya que lo hace todo el mundo
– Eufória
– Negación de la adicción
– Reconocimiento del problema
– Me voy a vivir al campo y a cultivar una huerta (¡Me libré del software!)

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

*