Categorías

¿No tienes nada que hacer hoy? ¿Por qué no montamos una multinacional?

Yo no sé si es cuestión de cómo está evolucionando últimamente la economía, o si siempre, o al menos desde hace algunos siglos, ya se ha venido observando algo parecido. El caso es que las empresas grandes cada vez son más grandes, y las empresas pequeñas cada vez son más pequeñas. Los grandes cada vez tienen más poder, y los pequeños cada vez tenemos menos poder (y menos capacidad económica).
Algunos, no sé si engañados por otros, o autoengañados, se piensan que por tener una televisión de 40″, y un coche que consume 20 litros cada 100Km, pertenecen a la clase media (o incluso media-alta). No se dán cuenta de que los avances tecnológicos han permitido que se fabriquen ciertas cosas a precios muy bajos, con lo cual todos los que pertenecemos a las clases bajas nos podemos permitir ciertos lujos que, de paso, no son sino herramientas para tenernos controlados (lease: el opio del pueblo).

¿Cómo es posible que las grandes empresas tengan tanto poder? Muy sencillo, han ido acumulando tanto dinero, que han podido ir comprando a las empresas que le hacían la competencia, a las empresas que les suministraban las materias primas, a las empresas que distribuían sus productos…, todo ello para conseguir a su vez tener mucho más dinero, y poder comprar cosas cada vez mayores, como a los medios de comunicación, a los gobiernos… El secreto de su aumento de poder es tener más representación global (conseguida gracias al dinero). En éste mundo globalizado, tanto por la creación de esas grandes empresas, como por los avances en comunicaciones, lo más importante para ganar poder es ganar cuota de mercado.
Frente a un coloso con tanto poder, y con tanta capacidad para aumentar su poder, ¿quién puede hacer algo para evitar que acabemos siendo los siervos del señor empresario todopoderoso (o de la junta de accionistas en pleno, que me es lo mismo), sin recurrir a la eliminación del “libre” mercado (que en esas circunstancias no se podría dar)? Pues otra empresa que le haga la competencia a la primera. Bueno, sería una solución temporal…, hasta que se fusionaran las dos empresas para formar una sola.
Desde luego, me temo que tal como van las cosas estamos abocados a terminar en una situación de catastrofe, bien como exclavos de un señor, o bien como miembros de una revolución (violenta o no).
El motivo: la desorganización de los pardillos (osea, nosotros los pobres que nos creemos de clase media).
La solución: La ORGANIZACIÓN.
Organicémonos. Creemos una multinacional que haga la competencia a las demás. Creemos la multinacional que termine siendo una, y de la que todos seamos socios capitalistas. ¿Sería llevar al extremo el capitalismo, o sería llevar al extremo el comunismo? Me parece que aunque hiciéramos eso, no serviría de nada. Al final, siempre habría un grupusculo de individuos manipulando el cotarro a su antojo, de los que seríamos siervos a jornada completa, con guardias de 24 horas los 365 días al año.

Si el problema no es tanto de la dirección hacia la que se empuje, sino de lo extremista que lleguen a ser los resultados. Cualquier extremo, se mire por donde se mire, no es una solución.
Yo veo gráficamente la cuestión como un fuego que se encuentra sobre un carro, en el centro de una isla, en cuyos bordes viven una serie de personas (por algún extraño motivo, solo pueden vivir en la orilla del mar). El fuego dá a todos el calor suficiente para vivir, pero a algunos les gustaría tener más calor. Para ello, atan una cuerda al carro y comienzan a tirar hacia su lado. Los demás, a su vez, hacen lo mismo, consiguiendo que el fuego vaya cambiando de posición según se tira más de un lado o de otro.
La posición ideal del fuego sería el centro, ya que todos podrían vivir bien.
Si nadie tira de ninguna cuerda, todos estarán bien.
Si todos tiran con la misma fuerza de sus cuerdas, todos estarán bien (aunque derrochando unos recursos inutilmente).
Si unos pocos se juntan en un mismo punto, y consiguen por tanto desequilibrar las fuerzas y hacer que el fuego vaya en su dirección, los demás tendrán menos fuerzas que ellos al tener menos calor, y por tanto cada vez tirarán menos, con lo cual el fuego acabará llegando a la orilla opuesta (y se apagará con las olas del mar). Para los que se han quedado sin fuego las opciones son pocas: o morir de frio, acercarse al fuego (con, o sin intención de violencia), o juntarse en un número mayor que los anteriores, y en sentido opuesto, para así poder recuperar el terreno perdido.

Resumiendo: Hay que unirse para compensar los efectos desastrosos que la avaricia de otros nos pueda causar a nosotros, y a ellos mismos.

Esa unión no debe ser para producir un efecto similar pero inverso al que queremos evitar, ya que corremos el riesgo de llegar al extremo opuesto.

Solución: No luches contra el fuego, sé el fuego. Osea, ponte en el centro de la isla, y tira con todas tus fuerzas para que no te pueda mover nadie de tu sitio. Somos más. No nos pueden ganar.

Ahora muchos, cuyos intereses dirigen sus palabras, nos dicen que toda la contaminación que estamos vertiendo al planeta no tiene nada que ver con la degradación que está sufriendo. ¿tan tontos se creen que somos? La verdad es que sí lo creen (que somos tontos), y razones deben de tener para ello. A ver si empezamos a involucrarnos más en movimientos multitudinarios destinados a contrarrestar los efectos devastadores de la avaricia humana.

No hablo de hacer huelgas de hambre, ni manifestaciones estériles, ni recogidas de firmas, ni nada de eso (aunque sí creo que el influir en la creación de leyes y en su aplicación puede ser muy positivo).
Yo apuesto por movimientos más prácticos. Movimientos que hagan la competencia a esas multinacionales y las debiliten. Movimientos que unan a pequeños productores, pequeños fabricantes, pequeños transportistas, pequeños consumidores, y consigan que las grandes empresas no se lleven una tajada de todo lo que, las insignificantes personas como nosotros, hacemos para poder vivir.

Me resulta curioso el ver cómo la mayor parte de esa gente que nos creemos “clase media”, recordamos que nuestros abuelos trabajaban mucho, y tenían lo justo para vivir, pero olvidamos que normalmente en una pareja uno trabajaba en mantener la casa y a la prole, mientras que el otro trabajaba fuera de casa para conseguir dinero para mantener a la familia; mientras que en la actualidad los dos trabajamos fuera de casa, y hemos vendido nuestras vidas tan solo para ¿comprar un televisor gigante desde el que nos puedan adoctrinar? Algo no me cuadra. Hace veinte años una pareja podía mantener a sus siete hijos y comprar un piso (hipotecándolo a 20 años) con lo que ganaba uno de ellos trabajando 40 horas semanales (eso sí, sin ningún tipo de lujo). Hoy en día, con lo que gana una persona justo dá para pagar un piso de similares características que el de hace 20 años. Por tanto, para poder mantenerse, tiene que trabajar también el otro miembro de la pareja (osea, que si eres soltero vas listo), a no ser que seas funcionario, o tengas muy buen empleo. En el tema de los hijos, creo que hoy en día nadie con un sueldo normalito se plantea la posibilidad de tener 7 hijos. No es solo cuestión de los gastos que eso conlleva, que son muchos, sino sobre todo de falta de tiempo. Trabajando los dos padres, ¿quién cuida de los hijos (que si no se cuidan luego salen como salen)? Y si uno no trabaja, ¿de dónde sale el dinero para mantenerlos?
¿Nos tienen engañados, o nos autoengañamos? ¿vivimos mejor que hace 20 años? La tecnología ha permitido que cueste mucho menos fabricar las cosas. Sin embargo, tenemos que trabajar el doble para NO podernos permitir tener una familia más que a costa de grandes sacrificios. ¿quién se está llevando el producto de nuestro trabajo? Nosotros no.

Lo dicho, para que no digais que no predico con el ejemplo, y que mucho hablar y poco hacer, ahora mismo me pongo manos a la obra. Voy a crear un punto de encuentro para gente que quiera comprar y vender según unas normas “éticas” que iremos poniendo y modificando según hacia dónde tire el mercado: http://www.mimultinacional.com (actualmente en parking como buscador, mientras realizo el diseño del sitio).

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

*